No le está yendo mal en la vida a Pablo Iglesias desde que dejó la política, pues al pastizal que cobra en otros medios sumará los 11.500 que cobrará en la televisión publica catalana, con el dinero del contribuyente.

El comunista le está cogiendo gusto al modo de vida capitalista y a la burguesía catalana y vive como un marajá defendiendo ideas desfasadas que no se las cree ni él. ¿Vivirá permanentemente del cuento, tras ser rechazado en la Universidad?

Tv3, pagará 11.500 euros a Pablo Iglesias por sus colaboraciones de tertuliano en la temporada del programa Els Matins, que inició en septiembre y finaliza en julio. El «hombre del pueblo y para el pueblo», cobrará por sus breves intervenciones en castellano, eso sí.

Pablo iglesias interviene a distancia, desde Madrid, en el programa sin necesidad de trasladarse en el plató como hacen el resto de colaboradores y se lleva unos emolumentos por programa que, en vista del importe final, duplica lo que cobran otros tertulianos como el exdiputado de la CUP Antonio Baños (5.750 euros por temporada) o la exconsellera de Interior Montserrat Tura (2.500 euros).

Iglesias también participa semanalmente en El Món de Rac1 y cuenta con un podcast, titulado La Base, en el periódico Público, propiedad del magnate del sector audiovisual Jaume Roures. Es de señalar el amor de los medios catalanes por un castellano hablante, siempre que sea más rojo que el tomate y le haga la ola al independentismo.

ÑTV España