Buenos días:

Soy
una vela de cien llamas
consumiéndose
en la anarquía de sus argumentos,
mientras la modesta
belleza muerta del otoño
observa.

Ana Cecila Blum