Otra semana más con ustedes, y van algunas, otra semana mas en la que cuando esta termina, no encuentro palabras para expresar el revoltillo informativo en mi sesera. Lo cierto es que un servidor, que era amigo de las ruedas de prensa, ha decidido tenerlas muy en cuenta en lo sucesivo, sobre todo por los ejemplos de esta semana.

Antes del Consejo de Ministros se anunció que el presidente y la vicepresidenta segunda del mismo, darían una rueda de prensa a las 12.00, luego se retrasó, en el Museo de Arte Moderno «Reina Sofía». Especificando que en esta rueda de prensa hablarían, pero no se admitirán preguntas.

La verdad es que desde que se inventaron, el concepto es que a la declaración o declaraciones de los convocantes le siguen siempre preguntas aclaratorias de los periodistas asistentes. Bueno, eso era antes de que el desgobierno social-comunista existiera.

Y para muestra otro botón. Entre el Consejo de Ministros y la Rueda de Prensa sin preguntas, se hizo la habitual del Consejo. «Pili Juerga», nombre con el que los periodistas se refieren a la «portacoz» del desgobierno; un inciso para aclarar que el mote es porque se está riendo siempre, no sabemos de que, quizás de su capacidad mental, las cosas chungas de los ministros, o las cosas de su casa, o quizás de la suerte de su marido, que de reponedor en un supermercado ha pasado a mandamás en una empresa seudo energética que se ha encontrado por parte de este desgobierno con unas subvenciones de varios cientos de millones de euros; no sabemos el porqué.

Volviendo a «Pili», en medio de su soporífera rueda de prensa, y al llegar a la cuarta intervención de un periodista, le recrimino a este y al resto de los plumillas que ya estaba bien de preguntas pues llevaba más de diez preguntas y eso eran muchas, teniendo en cuenta lo que da de sí un Consejo de Ministros.

Quizás llevaba razón, pues conociendo a los integrantes, su nivel intelectual y de formación educacional, damos por seguro que diez son muchas cuestiones para tan poco nivel. Aunque de las cuatro preguntas realizadas, en efectividad, tan solo la primera ya dejo a las claras el nivel informativo de este desgobierno, pues: preguntada por la rueda de prensa que a continuación se iba a realizar por el Presidente, la interpelada aclaró que no podía decir nada, pues para eso estaba precisamente la otra convocatoria.

Sin palabras, ni un comentario; en realidad yo pienso que tampoco tenía claro ni sabía de qué iba la vaina. Y por eso hablaremos tras refrescarnos la memoria de la simpar actuación de Pedro y Wilma. Aparte pues, de las alusiones directas, y del continuo Pedro y Presidente, y Yolanda y Vicepresidenta, conseguimos saber de qué iba el tema: «Meternos la mano en el bolsillo».

Si, iba de eso, una serie de medidas acordadas por Pedro y Wilma de cómo aumentar impuestos enmascarándolos con medidas populistas, en teoría para beneficiar al pueblo, que no benefician, aduciendo que iban a hacer lo que Luis Candelas, afamado salteador de caminos, es decir darle a los pobres lo que quitaba a los ricos.

Pero hay un pequeño problema: básicamente la clase media está esquilmada y la de los ricos harta. Porque las medidas populistas, lo son tanto, que «se pasan de vueltas», tanto que algunas, curiosamente explicada al revés por Yoli, recuerden la explicaciones sobre temas de seguridad social que necesito un aporte de otro ministro, fueron de órdago.

Vamos a usar más el Falcón y vamos a prohibir que ustedes usen el avión para sus viajes. Y Dios mandó una tormenta de rayos y truenos sobre AENA, empresa que gestiona estas cosas y que es medio privada medio pública. Perdiendo sus acciones en Bolsa, y tan solo en minutos, 615 millones de euros, de los cuales 450 aproximadamente eran pérdidas para el erario público, es decir para todos los españoles, que en parte somos dueños de «esa pasta gansa».

Ya van entendiendo el titulillo del artículo, pues eso. Pero vamos, la semana ha estado sembrada de más noticias de las ministrillas de Pedro. La Yoli dice que aunque aumenta el paro, es tan solo porque hay más demandantes de empleo… Piensen ustedes. Estamos a la cabeza de los 27 países de la Unión Europea en este tema. Hasta lo más gracioso es que tenemos 1,7 millones de trabajadores que figuran como trabajando, pero que no trabajan porque son fijos-discontinuos. Juego de palabras propio de quien nada tiene que decir.

Para redondear, tan solo les comento algunas perlas. La marquesa de la Mesa, Irenita, dice que la Constitución no es válida porque no estaba redactada por mujeres. Bueno había tan solo 27 mujeres representando al pueblo español en 1978.

La verdad es que lleva razón en lo de redactar, porque yo conocí en un viaje a una de aquellas y puedo asegurarles que Irene puede ser presentada al premio Nobel antes que la que 1978 votó en pleno la Constitución. Aunque ella nunca hubiese hecho una Ley del Sí es Sí, que este mes lleva ya 60 rebajas de pena a violadores.

La verdad, no sé qué piensan las mujeres cuando votan al social-comunismo, no se dan cuenta de que están poniendo en peligro su integridad.

José Antonio Ruiz de la Hermosa (ÑTV España)