LA DANZA

Es tan fácil como difícil, porque hay cosas que sentimos cuando bailamos, que podríamos plasmar en un poema si supiéramos escribir.

Alguna vez he dicho que un poeta sueña con ver sus versos dibujados en un cuerpo humano y una bailarina sueña con ver su baile en un poema.

Cuando estoy en el escenario, además, intento transmitir mis propias vivencias a través de la danza.

Al final, es muy difícil evitar que mientras actúas manifiestes cosas que te han pasado en tu vida.

Buenas noches y feliz descanso.