Parte de la peña, comienza a estar hasta los mismísimos cojones de toda esta farsa criminal. Otra más. En el Metropolitano, grandiosa astracanada. Se podría haber jugado perfectísimamente el partido en el estadio del Atlético de Madrid. Pero he aquí que el oligofrénico de Carapolla, alcalde de Villana y Cortesana, todo el santo día acojonando a la población y pidiendo que nos encerremos en casa.

En este sainete del calentón güebal no solo ha participado la AEMET – los nuevos expertuzos -, también el Ayuntamiento y la CAM de la liberticida Ayuso a través de protección civil. Desde Almeida a Yoli, todos de acuerdo en el presente truño, con el indisimulable auxilio de los perrodistas terroristas. Incluida atroz invasión de la intimidad a través de apocalíptica alerta en los móviles.

Desobediencia, siempre y en todo lugar

El siguiente paso será prohibirte salir de tu casa cuando les salga de la punta del nabo con excusas estúpidas. Ora lluvia, ora calor. Ora huracanes, ora incendios. Ora terremotos, ora erupciones volcánicas. Lo dicho, lo que les pete. Y lo que les dejemos. Estado totalitario pues, girando la vuelta de tuerca covidicia ( no es un inexistente «bicho invisible”; esta vez, todos tienen acceso al tiempo que hace. La paranoica pantomima no es tan posible: siempre es el día más cálido. El mes más cálido. El año más cálido. Este verano, ¿ cuántos días por encima de 35 grados ha habido en Madrid? Muchísimos menos que en 2022).

Son basura vil y miserable, traidores a sus respectivas patrias, sometidos al eugenésico circo climático de la maltusiana Agenda 2030. E ignoran deliberadamente, fastuoso pacto de silencio, la genocida geoingeniería, esta sí causante del verdadero cambio climático. Y atrocidades varias

Luys Coleto (ÑTV España)