Buenas tardes:

Inflamada por la danza,
se quemó todo su cuerpo.

Voz y guitarra callaron,
oprimidas por el miedo.

Cuando el fuego se apagó
y todo quedó en silencio,
cuatro guitarras de plata,
purificaron su cuerpo.

Juan Velasco