Es cierto que todavía no hay pruebas tangibles, aunque el tema está ya sobre el tapete, que hay un juez que ha iniciado la investigación y por lo poco que se sabe en un principio ha sido solo el caso “Koldo”, que puede transformarse en el escándalo más grave de la Democracia y de la Transición (más incluso que los ERES de Andalucía), pues a los simples implicados que ya han aparecido se intuye que pueden llegar incluso hasta la Moncloa.

Y eso ya sí es un hecho, porque no habrán llegado todavía las pruebas que llevan al delito, pero sí las SOSPECHAS que acaban en la indignidad y la vergüenza. En ese gravísimo estado es en el que se encuentra doña Begoña Gómez, la mujer del Presidente del Gobierno, como posible intermediaria en la concesión de créditos por valor de 1.000 millones de pesetas que desde el año 2019, ha venido concediendo el Gobierno que preside su marido Pedro Sánchez (el bisnieto del general franquista don Antonio Castejón Hermosilla) al grupo “Globalia”, propiedad de los Hidalgo, padre e hijo.

 

Y para que el lector que no recuerde bien lo que pasó con César y su mujer, Pompeya, la hermana de Pompeyo el Grande, les reproduzco resumido lo que publican otros compañeros de la Prensa.

LA MUJER DEL CÉSAR NO SOLO DEBE SER HONRADA, SINO TAMBIÉN PARECERLO

Fueron las palabras que pronunció Julio César que recogen Plutarco y Shakespeare

Lo más grave, al menos para mí, de todo lo que está saliendo del “caso Koldo” (Ábalos, Armengol, el Ministro Gómez y demás por salir) es que en la lista haya aparecido el nombre de la mujer del Presidente Sánchez, Begoña Gómez. Porque enseguida que vi su nombre en conexión con el dueño de “Air Europa” se me vino a la cabeza la famosa frase, que según Plutarco y según menciona Shakespeare en su “Julio César”, pues ya, por mucho poder que irradie la Moncloa actual los jueces y fiscales que lleven el asunto no tendrán más remedio que llamar a la señora a declarar… y eso, ya de por sí, despierta sospechas, y no hay cosa más peligrosa que una sospecha, y más cuando de por medio hay 700 millones en juego. Así que yo no voy a indagar en la vida de la señora Presidenta por su posible implicación, política o jurídica, y me atengo a lo de las sospechas.

información y siguiendo con la actualidad les reproduzco el artículo que firmado por Diana Serrano aparece en “El Español” de Castilla-León:

La mujer del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, Begoña Gómez se reunió con el CEO de Globalia, Javier Hidalgo, y el presidente del Zamora CF, Víctor de Aldama, según una información desvelada por El Confidencial.

Según estas informaciones, Aldama e Hidalgo le presentaron «oportunidades de negocio y trataron de conseguir su respaldo». Entre los proyectos que trataron había una aplicación para comprar medicamentos a domicilio y un plan para convertir pueblos abandonados en complejos inmobiliarios.

Los contactos con Begoña Gómez se produjeron antes y después del estallido de la pandemia en marzo de 2020 y coincidieron con las adjudicaciones para la compra de mascarillas a través de contratos de emergencia del Ministerio de Transportes que ahora investiga la Audiencia Nacional y, también, con la operación de rescate de Globalia (y su compañía aérea Air Europa) con 615 millones de euros de fondos públicos.

Uno de los encuentros entre Javier Hidalgo y Begoña Gómez se produjo durante la XXIII Asamblea General de la Organización Mundial del Turismo celebrada en San Petersburgo (Rusia) entre el 9 y 13 de septiembre de 2019. El consejero delegado de Globalia fue ponente de estos encuentros y la mujer de Sánchez asistió como directora del IE África Center, al que había llegado en agosto de 2018.

Además, fuentes de la OMT confirman a este medio que Víctor de Aldama también estuvo en el foro de San Petersburgo. En los meses siguientes hubo otros actos con presencia de Gómez e Hidalgo, como una entrega de premios en la sede de una filial de Globalia, Wakalua, y una cita con start-ups africanas en la Feria Internacional del Turismo (Fitur) de Madrid, como documentan varias fotografías de la época.

Tal y como ha desvelado EL ESPAÑOL, Aldama pasaba mucho tiempo en Ministerio de Transportes y tenía «un pase especial» en el ente público. Por esto, él e Hidalgo querían plantearle a Begoña Gómez potenciales inversiones y utilizarla como llave de otros despachos del Gobierno.

Uno de esos proyectos fue Telefarmacia App, una compañía participada por Aldama e Hidalgo que aspiraba a convertirse en un Glovo de medicamentos. El consejero delegado del holding turístico y Aldama pidieron a la mujer de Sánchez que les ayudara a desbloquear los obstáculos legales que frenaban su implantación, pero la Agencia Española del Medicamento (AEMPS, dependiente del Ministerio de Sanidad) exigió el cierre de la empresa en 2019 porque la venta online de medicamentos está prohibida en España y, el pasado diciembre, la Audiencia Nacional zanjó que Telefarmacia App presta un servicio ilegal.

Otro de los negocios que compartieron con la mujer Sánchez fue un programa para adquirir pueblos abandonados de la España vaciada y convertirlos en destinos turísticos de lujo y complejos inmobiliarios. Hidalgo dedicó muchas horas a esta iniciativa, pero la pandemia y la crisis económica de Globalia provocaron que este proyecto también descarrilara.

LO MÁS GRAVE DE TODO DEL “PELOTAZO” QUE HA SALTADO A LA PALESTRA SIN DUDA ES LA PRESENCIA DE AIR EUROPA Y BEGOÑA GÓMEZ

El Gobierno inyectó 1.100 millones de euros entre ayudas, avales y créditos en las empresas Air Europa, Avoris y su matriz Globalia entre los años 2020 y 2021. Todas son compañías de la familia Hidalgo, que han aparecido este jueves relacionadas con las reuniones mantenidas por uno de sus miembros, Javier Hidalgo, y la esposa del presidente del Gobierno, Begoña Gómez. “

Una de las últimas informaciones del caso Koldo, un informe de la Oficina Nacional de Inspección del Fraude (ONIF) señala que fue en las relaciones entre Víctor de Aldama, presidente del Zamora FC y mediador de Air Europa, con el Ministerio de Transportes para el llamado «rescate de la compañía», que supuso una inversión en préstamos participativos y ordinario del Estado superior a 475 millones de euros (esta ayuda fue solo el principio) en el ejercicio 2020, donde «se fraguó el ofrecimiento de mascarillas» al departamento que dirigía el ministro José Luis Ábalos, «de su transporte y de su precio y la aceptación por el Ministerio».

Víctor de Aldama habría creado siete sociedades en Portugal, presuntamente para intentar sacar de España los beneficios que habría obtenido de los contratos. Esto es lo que lleva al juez del caso Koldo a pensar que el presidente del Zamora CF, Víctor de Aldama, habría intentado sacar de España los cuantiosos beneficios que obtuvo (6,7 millones de euros).

Julio Merino (ÑTV España)